Últimas noticias

Ana Gómez, presidenta de ASNALA: "El Gobierno debe escuchar a los laboralistas en materias procesales y sustantivas"

Desde noviembre de 2017, la abogada Ana Gómez Hernández es Presidenta de la Asociación Nacional de Laboralistas (ASNALA). Se convirtió así en la primera mujer al frente de esta organización, que ha cumplido veinte años de fructífera actividad. Licenciada en la Universidad Autónoma de Madrid, cursó el Máster en Derecho Empresarial del Centro de Estudios Garrigues. Tras su paso por despachos como Monereo Meyer Marinel-lo y Ontier, es ahora responsable del área laboral de Mariscal Abogados. Estrenamos Diálogos, nuestra sección de entrevistas, con una compañera que se ha iniciado en su responsabilidad con visibles ganas de dinamizar la asociación que lidera.  


- ¿Cómo se produjo tu decisión de presentarte a la presidencia de ASNALA? 

Fue una decisión muy meditada y sopesada en el tiempo. Llevo vinculada a ASNALA mucho tiempo y de alguna manera mi temprana ilusión se fue acrecentando durante mi período de desempeño en el cargo de vicepresidenta. En todo caso fue decisivo el apoyo a presentarme del anterior Presidente, Martín Godino, quien me animó en todo momento. Como lo fue también el apoyo de mis compañeros de la Junta Directiva de Martín. Mi cariño a la asociación y mis ganas y empuje de hacer cosas nuevas me lanzo a tomar esta decisión. 

- El hecho de que no hubiera una candidatura alternativa, ¿crees que es muestra de desinterés o, todo lo contrario, tu impresión es que existía una percepción mayoritaria de que podías representar bien los intereses del colectivo? 

Pues yo creo que más lo segundo. En el colectivo hay gente muy valiosa y muy involucrada en la asociación y ninguno quiso presentar su candidatura. 

- ¿Cómo valoras la labor de tu antecesor, Martín Godino Reyes, al frente de ASNALA? 

Martín Godino es un laboralista de referencia, una gran persona y mi mentor en la asociación. Su labor ha sido muy elogiable, porque ha conseguido que ASNALA se consolide como la asociación de laboralistas referente en España. La ha situado en un lugar privilegiado dentro del espectro de asociaciones de laboralistas que hay en nuestro país, porque hay muchas, pero nosotros somos la más numerosa. Su legado es magnífico y merece todos mis respetos. 

- Tu acceso a la Presidencia no supone una ruptura, porque llevabas ya años en la directiva y eras vicepresidenta en el anterior equipo, pero se aprecia que llegas con ganas de hacer cosas nuevas... 

Sí, así es. Queremos mantener la esencia de ASNALA pero vamos a trabajar por su transformación. Es elogiable el empuje y la ilusión que tiene la nueva Junta Directiva, los proyectos que tenemos entre manos, el plan de estrategia. Es un cambio para la dinamización y expansión de ASNALA, con el objetivo puesto siempre en los socios y convertirnos en la asociación de laboralistas de referencia. 

- Eres la primera mujer presidenta de la asociación y, además, has designado una junta directiva paritaria. ¿Has querido dar un impulso a la igualdad en el ámbito en que te desenvuelves? 

Sí, sin duda. Es un aspecto que tenía muy claro en mi proyecto. 

- Ha habido también una importante renovación en esa Directiva. ¿Qué has buscado en los nuevos perfiles de tu equipo? 

He buscado sobre todo una renovación de personas, con socios que tuvieran la misma ilusión que yo en transformar ASNALA y estoy satisfecha de haberlo conseguido. Son unas personas extraordinarias, muy capacitadas y con empuje e ilusión. 

- ¿Qué impresiones sacaste del último Congreso de ASNALA?

Sin duda alguna, ha sido el Congreso más multitudinario de nuestros veinte años de historia. Se celebró en Madrid y eso sin duda contribuyó al éxito de convocatoria, pero también fue decisivo el estupendo programa científico, la parte lúdica que se cuida mucho en ASNALA y que significaba la despedida de Martín Godino. Me alegro que tuviera la mejor de las despedidas, como se merecía. Por otro lado, nos honró la Ministra de empleo, Dña. Fátima Báñez con su presencia en el acto inaugural y eso supuso mucho para Asnala, al conseguir una mayor difusión de nuestro Congreso y presencia de prensa especializada. 

- ¿Qué principales objetivos te has marcado para tu mandato al frente de ASNALA? ¿Cuáles han sido tus primeros pasos al frente de la asociación, a qué has dedicado estos primeros meses de tu mandato? 

Me he marcado unos objetivos muy concretos a fin de lograr dinamizar la Asociación, transformando cómo se percibe ASNALA y cómo queremos que se nos vea en 2020, al final de mi mandato. Para ello, mi Junta Directiva y yo estamos trabajando concienzudamente en un plan de acción para estos tres años, con una estrategia dirigida a los servicios al socio, la expansión territorial, la formación y promoción del derecho laboral y de la seguridad social, la promoción de las relaciones institucionales y con el resto de asociaciones de laboralistas. 

Está en nuestro plan de acción hacer crecer el número de socios de ASNALA, fomentar la incorporación de los jóvenes y de más juristas mujeres. Y todo ello sin perder de vista que lo más importante siempre son nuestros socios, un colectivo de hombres y mujeres, absolutamente excepcional y que han conseguido entre todos, crear una red de amigos que se ayuda y se ve con regularidad. 

Nada más empezar en mi Presidencia lancé una encuesta para sondear la opinión de los socios y salieron aspectos muy interesantes, como la necesidad de que hubiese grupos de trabajo y, en base a esto, ya hemos puesto en marcha el primer grupo de trabajo, que tiene por objeto la Seguridad Social. Entre otras cosas, estamos dinamizando la web para que tengan un espacio propio de comunicación los socios y hemos profesionalizado la comunicación para ser más visuales en la sociedad. 

- El primer grupo de trabajo impulsado por ASNALA se ha centrado en Seguridad Social. ¿Cómo ha sido la experiencia de su puesta en marcha y qué esperas del mismo? 

Ha sido muy ilusionante ponerlo en marcha desde el principio, porque el grupo surgió como he comentado del sondeo de opinión a los asociados. Confié para coordinarlo en un abogado de ASNALA excelente que es Fernando Ruíz y, juntos, conformamos el grupo de compañeros en el que todos han tenido muchísima ilusión y han puesto su tiempo y su trabajo en ello. Se reúnen periódicamente, para ser un observatorio de la materia jurídica de Seguridad Social, y han aportado y aportan contribuciones muy valiosas para mejorar nuestra práctica profesional. 

Visto el resultado tan bueno de este primer grupo de trabajo, la idea que tenemos ahora es crear otros. 

- La normativa laboral cambia a veces de forma muy continuada. ¿Esto es una exigencia permanente para los laboralistas superior a la de otras especialidades? 

No creo que nuestra especialidad sea en este aspecto distinta a las otras ramas de especialidad jurídica. El deber de cualquier profesional que se dedique al Derecho tiene que ser estar permanentemente actualizado y pendiente de las novedades que se producen continuamente, ya sean cambios normativos o jurisprudenciales. 

Dicho esto, sí opino que a los laboralistas nos ha tocado vivir un momento de especial trascendencia en cuanto a los cambios normativos que se han producido en los últimos años. Hemos sido testigos de una reforma laboral muy importante en el 2012, también de una intensísima jurisprudencia de los Tribunales Europeos y luego de otras novedades legislativas, que también han provocado un cambio de nuestra manera de trabajar con la Administración de Justicia (como el sistema LexNet y el expediente digital). Es un deber inexcusable de cualquier profesional laboralista estar actualizado. 

- ¿En qué cambió el trabajo de los laboralistas españoles durante la crisis? En ese aspecto de la labor profesional, ¿se está volviendo ahora a la situación previa o estamos ante un panorama diferente? 

Debido a la crisis, muchas empresas se resintieron y, como consecuencia lógica, ello trajo consigo más despidos, principalmente colectivos, más medidas de flexibilidad interna, como ERTES o descuelgues de convenio, y un incremento de la litigiosidad. Los laboralistas durante todo ese periodo por desgracia prolongado tuvieron que adaptarse al cambio del tipo de los asuntos, a una mayor carga de trabajo y seguramente a litigar más en los juzgados que antes de la crisis. Eso coincidió en el tiempo con un cambio legislativo muy importante, que fue la reforma laboral del 2012 y que nos ha acompañado durante la crisis. 

Yo creo que ahora vivimos tiempos de cambio. No hay tantos despidos colectivos, pero la litigiosidad sigue en niveles elevados. Destacaría que ahora la situación profesional es que los laboralistas tienen que lidiar con retos muy importantes, como son la brecha digital y la especialización constante. 

- Últimamente parece que muchas novedades que el laboralista tiene que manejar vienen de Europa. ¿Cómo lo valoras? 

De un tiempo a esta parte estamos percibiendo que ese fenómeno es cierto. Aunque la jurisprudencia y normativa comunitaria llevan tiempo formando parte de nuestro sistema de fuentes, hemos experimentado últimamente el que, a golpe de sentencias de los Tribunales de Luxemburgo y de Estrasburgo, nuestro orden laboral está siendo reinterpretado, casi a diario y con un impacto muy decisivo. Da un poco de vértigo, porque la última instancia judicial ya trasciende nuestras fronteras. Doctrina que teníamos prácticamente constante, Europa le da la vuelta y castiga a España por incumplir los convenios comunitarios. También ha habido pronunciamientos judiciales de Europa últimamente que han dado lugar en nuestro país a una enorme confusión y por ende al incremento de la litigiosidad, que ha provocado un alto coste social y económico. 

- Hay materias donde la doctrina judicial ha ido cambiando, generando muchas dudas, como es el caso del registro de control horario, las indemnizaciones de contratos temporales, etc. ¿Esa inseguridad jurídica no perjudica a empresas y trabajadores? ¿Crees que el ejecutivo o el legislativo podrían solucionarlo regulando esas materias con claridad? 

Toda inseguridad jurídica perjudica siempre a ambas partes, tanto a las empresas como a los trabajadores. A los laboralistas nos ayuda, porque nuestra labor es ayudar en la solución del conflicto. De modo ideal, el legislador solventaría ese problema con una regulación detallada y completa. Sin embargo, se me antoja algo poco realista. Todos los operadores jurídicos, incluyendo aparte del legislador, los jueces y patronal y sindicatos, juegan un papel fundamental en la solución al problema de la inseguridad jurídica. 

- ¿Crees que ASNALA debe ser escuchada por el gobierno en materias procesales? ¿Y sustantivas? 

Sin duda, y es uno de mis objetivos de mandato. Vamos a seguir luchando y tendiendo puentes con el ejecutivo y el legislador para que nos permitan opinar a los laboralistas de ASNALA. Porque los laboralistas de ASNALA somos protagonistas como lo son los jueces, los letrados de la administración de justicia, los sindicatos y los ciudadanos de lo que está pasando en el aspecto procesal y también sustantivo. Estoy convencida de que ellos también están abiertos a escucharnos. 

- Creemos que ASNALA es el mayor colectivo de laboralistas de España, pero hay otros. ¿En qué os diferenciáis de Forelab, AEDTSS, AIAL…? ¿Mantenéis alguna relación con ellas? 

Somos una asociación efectivamente mayoritaria en número de socios, pero también somos colegas del resto de asociaciones de laboralistas y tenemos acuerdos de colaboración con muchas de ellas como son Forelab, la Asociación de Abogados Laboralistas de Trabajadores de la Comunidad de Madrid y también con la Asociación de Derecho del Trabajo y Seguridad Social. Somos pioneras, en el sentido de que tendemos puentes y lazos de colaboración con el resto de asociaciones, porque creemos firmemente que podemos convivir todas en el mapa y fomentar bienestar a los laboralistas. 

- Parece que ASNALA ha mantenido buena relación con la Sección de Derecho Laboral del Colegio de Abogados de Madrid con su anterior presidente, Carlos Javier Galán. ¿Cómo valoráis la actividad de la misma? ¿Pensáis seguir la línea de colaboración futura? 

Ha hecho una labor extraordinaria. Elogio de manera destacada las actividades que ha llevado a cabo la Sección de Derecho Laboral del ICAM porque ha sido algo novedoso. 

Estoy convencida de que esa labor va a continuar con la nueva Junta de Gobierno del Colegio, con la que ASNALA también mantiene una excelente relación. Estamos regularmente en contacto con ellos y vamos a colaborar en todo lo que nos pidan. 

- ¿Se podría mantener esa misma colaboración con las Secciones y Comisiones equivalentes de otro Colegios como Barcelona, Valencia, etc.? 

Somos una asociación implantada a nivel nacional, nuestro objetivo trasciende Madrid y aspira a cubrir la pluralidad de los territorios de España. Por tanto, para ASNALA es muy importante la colaboración con los colegios de abogados y con los colegios de graduados sociales de fuera de Madrid. De hecho mantenemos excelentes relaciones con otros Colegios e incluso hay decanos y presidentes de dichos colegios que forman parte de ASNALA. 

- La implantación territorial de ASNALA parece todavía muy desigual. ¿Qué se puede hacer para mejorar su presencia en todas las comunidades? ¿Qué le dirías a un abogado laboralista que no es socio de ASNALA para que decidiera dar el paso de unirse? 

Es un aspecto mejorable, pero no es un reto imposible. Necesitamos seguir reforzando nuestra presencia territorial y uno de los objetivos estratégicos de mi mandato es conseguir una mayor irradiación allí donde no hemos llegado. 

Creemos, sin duda, en las bondades de hacerse socio de ASNALA y pasar a participar de nuestra red de amigos y acciones divulgativas y formativas. 

- ¿Dónde y cuándo tenéis previsto el próximo Congreso? 

Será en Málaga capital, del 15 al 17 de noviembre. Allí os esperamos a todos. 

- ¿Nos puedes adelantar algún contenido del mismo?

Está bajo secreto de sumario. Pero sí puedo desvelar que habrá una interesante parte científica y lúdica, con el inmejorable escenario de Málaga de fondo. Es mi primer Congreso como Presidenta y estamos trabajando de lleno ya. Nadie puede perdérselo.

No hay comentarios